• Cristiana Gasparotto

Frontera en alta montaña

Actualizado: 2 de jun de 2018

En tierra vicentina, la frontera atravesó, con movimientos sucesivos de avance y

retroceso a lo largo de un eje de norte a sur, el Altopiano dei Sette Comuni.


Esta porción de la provincia es constituida por una altiplanicie de dolomía rodeada de  cimas calizas altas y escarpadas, y se caracteriza por un pronunciado carácter kárstico, con numerosísimas simas y cuevas subterráneas y una generalizada escasez de agua y de vegetación en altura.


La guerra introdujo la necesidad de habitar la alta montaña durante todo el año, de excavarla y escalarla, de penetrar en sus entrañas y ganar terreno a su verticalidad; también exigió una supervivencia primordial marcada por los tiempos y los ritmos de la naturaleza. En este territorio inhóspito, las dos partes en conflicto articularon una sorprendente red de baluartes, fortificaciones, galerías y carreteras militares; convivieron con inviernos extremadamente rígidos y nevados y con veranos de violentos y sanguinarios enfrentamientos. Los ataques de las infanterías se sucedieron a los bombardeos de las artillerías pesadas en ciclos extenuantes.


Al finalizar la guerra, las montañas desfiguradas y peladas quedaron revueltas con restos de vida y de muerte.



#AltopianoDeiSetteComuni #Asiago #AltaMontaña #Frontera #PrimeraGuerraMundial